Muchas veces a lo largo de nuestra vida nos quemamos de diferentes formas, u oímos en los medios de comunicación distintos tipos de quemaduras: de primer, segundo o tercer grado; y no sabemos bien cuál es la diferencia entre ellas.

Hoy voy a explicaros en qué consiste una quemadura y cuáles son las peculiaridades de cada tipo y cómo actuar ante ellas.

Primero vamos a definir en qué consiste una quemadura:

Es una lesión de la piel causada por agentes externos (químicos o físicos) en la que se produce una destrucción celular a nivel de las distintas capas cutáneas, edema y pérdida de líquido.

Los distintos tipos de quemaduras que encontramos son las siguientes:

-QUEMADURA DE PRIMER GRADO: es el grado más leve ya que se produce un daño superficial en la piel (epidermis) y se resuelve de forma autolimitada. Estas quemaduras suelen presentarse con enrojecimiento e inflamación de la zona y cierta molestia a la palpación, el ejemplo más claro de ellas es la quemadura solar leve, que con hidratación de la zona se consigue solucionar. Por supuesto, tengo que recordar la importancia de la protección solar con factor de protección 50.

-QUEMADURA DE SEGUNDO GRADO: este es el grado intermedio, en la cual se encuentran lesionadas la capa más externa de la piel (epidermis) y la siguiente capa más profunda (dermis). Este grupo lo dividimos entre dos subniveles (superficiales o profundas de segundo grado) según la cantidad de espesor afectada.

Las superficiales de segundo grado: la superficie quemada está enrojecida y se blanquea a la digitopresión, causan un dolor intenso y gran sensibilidad de la zona.

Las profundas de segundo grado: presentan un aspecto más pálido y no se blanquean a la digitopresión, la cicatrización es más lenta y puede crear escaras gruesas. Se caracteriza por la formación de ampollas que si se rompen secretan líquido y dejan al descubierto la dermis.

En este caso, las superficiales suelen regenerarse completamente sin dejar marcas de la lesión, pero por el contrario las profundas sí que pueden asociarse a pérdida de pelo o glándulas sebáceas.

Se recomienda lavarlas con agua o suero durante 10 minutos, no romper la ampolla, colocar una gasa limpia y seca; y acudir a un centro sanitario para valorar las curas.

-QUEMADURA DE TERCER GRADO: son las más graves, en las cuales se destruye la epidermis, la dermis, el tejido celular subcutáneo (la grasa), incluso la capa nerviosa y la muscular.

Presentan un aspecto pálido, suelen aparecer escaras blanquecinas o negras, y lo más característico es que no suelen doler por destrucción de las terminaciones nerviosas

En este caso su tratamiento sería de ámbito hospitalario en el cual se realizarían las curas pertinentes, es importante que antes de llegar a Urgencias no se retire la ropa quemada que queda pegada, ni lavar la quemadura de forma abundante, y sobre todo hay que comprobar los pulsos y la perfusión de la zona distal a la quemadura, y elevar el miembro afectado.

Si tienes alguna duda puedes acudir a consultar con nuestros doctores de medicna general en nuestro centro en Valdemoro.

Dra. María Aguilar Pérez

Medicina general en Valdemoro