Hoy voy a tratar un tema muy importante y que frecuentemente se pasa por alto. La toma de antibióticos sin prescripción médica. No se es consciente de la gran relevancia de no automedicarse, pero sobre todo no usar antibióticos sin indicación médica.

Los antibióticos son fármacos que combaten las infecciones bacterianas. Son imprescindibles para ello y un buen uso de éstos es primordial para salvar vidas en todo el mundo. El problema viene cuando no están usados correctamente y esto está ocurriendo a unos pasos agigantados.

El problema radica en el poder de mutación de las bacterias, que tienen la capacidad de adaptarse a los mecanismos de acción de los antibióticos y transformarse, haciéndose resistentes a los antibióticos.

Por este motivo, a día de hoy existen bacterias multiresistentes que nos imposibilitan el correcto tratamiento de ciertos pacientes muy concretos, normalmente pluripatológicos y hospitalizados. Pero día a día esas resistencias se van extendiendo a las bacterias más frecuentes que encontramos en nuestro medio, y que nos hace tener que cambiar tratamientos antibióticos por su ineficacia, a pesar de que antes sí eran efectivos.

Para evitar las resistencias a los antibióticos se recomienda:

-No emplear antibióticos para procesos víricos (gripes, cuadros catarrales, etc…), puesto que los antibióticos están indicados para las bacterias, no tienen acción contra los virus.

– No intente conseguir recetas de antibióticos en la consulta de su doctor para tenerlo en casa por si algún día es necesario. Si fuera preciso, en ese momento, es cuando debe acudir a un médico y éste debe indicar la pauta correcta y el antibiótico adecuado.

– Cumpla adecuadamente la pauta indicada por su médico. Termine la posología aunque a mitad de tratamiento se encuentre mejor, porque las bacterias se valen de esas pautas interrumpidas para aprenderse los mecanismos y desarrollar las resistencias. Y de este modo, si vuelven a infectarse de la misma bacteria, no sería útil ya ese antibiótico.

– No inicie la antibioterapia por su cuenta, o emplee el antibiótico de otra persona, puesto que cada tipo de antibiótico está diseñado para abarcar un espectro específico de bacterias, no todos son iguales.

Si tienes alguna duda puedes acudir a consultar con nuestros doctores de medicna general en nuestro centro en Valdemoro.

Dra. María Aguilar Pérez

Medicina general en Valdemoro