La gripe la causa un virus llamado Haemophilus influenzae. Se trata de un virus que todos conocemos sobradamente. Cursa con fiebre o febrícula, tos, lagrimeo, goteo nasal, congestión, mucosidad, odinofagia, cefalea, artralgias, mialgias y malestar general.

Al tratarse de un virus suele perdurar en el organismo de forma sintomática durante aproximadamente siete o diez días. Tan sólo se necesita tratamiento para paliar los síntomas, como por ejemplo con antiinflamatorios, mucolíticos, antihistamínicos, antitérmicos o hidratación oral. Se utilizaría algún antiviral en casos altamente excepcionales en los cuales sea una situación de riesgo extremo (como ocurrió durante la pandemia de 2009).

Como cada año comenzamos la campaña de vacunación la última semana de octubre hasta finales de enero. Deben tener en cuenta la vacunación la población de riesgo que está constituída por las personas mayores de 60 años, las embarazadas, los familiares de personas inmunodeprimidas, los niños a partir de seis meses de edad con enfermedades crónicas (asma moderada o grave, diabetes, algunas enfermedades renales, enfermedades del sistema inmunológico, enfermedades neurológicas con flaccidez muscular, obesidad importante, tratamientos mantenidos con determinados medicamentos) y por último, los trabajadores de ciertos colectivos como Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bomberos, maestros, personal sanitario, etc.

El virus de la gripe normalmente muta cada año, de modo que la vacuna se debe actualizar con esa frecuencia, usando la cepa del año anterior que es la más actual que tenemos. Ese es el motivo por el cual unos años es más efectivos que otros. Puesto que nunca podemos prever cómo será el virus del año en curso.

Otro tema muy importante a tener en cuenta son los adecuados hábitos de higiene ya que son fundamentales para la prevención de la difusión de la enfermedad. El período de transmisión es durante las primeras 48/72h desde el comienzo del contagio, perdurando la capacidad de infección una semana aproximadamente. Dado que se transmite a través de gotas emitidas en aerosol por la tos o el habla, es primordial que los pacientes infectados se cubran con el codo al estornudar o toser y se realice un exhaustivo lavado de manos con mucha frecuencia.

En caso de duda la Dra. de medicina familiar, María Aguilar Pérez con NºCol: 282878067, puede ayudarte

Nuestra policlínica está, en la Avenida de Andalucía número 32, 1º C, en Valdemoro