La enfermedad mano-pie-boca es una infección vírica producida por Coxackie A16; de la familia de los Enterovirus. Suele afectar a niños en la primera infancia, aunque se puede contraer con cualquier edad por supuesto. De modo que los padres que se encuentran con hijos infectados en edad de guardería/colegio tienen que tomar las medidas de higiene oportunas en el domicilio para evitar la diseminación.

Los síntomas típicos son: fiebre, pequeñas úlceras en la boca (labios, lengua, paladar y toda la mucosa yugal), pequeñas vesículas en manos y en pies, con afectación de palmas y plantas; a veces también están presentes en zona genital. En un pequeño porcentaje puede ocurrir que a la semana se caigan las uñas de las manos o los pies, pero de forma indolora y totalmente irrelevante, puesto que después vuelven a salir sin problema.

El periodo de incubación es de 3 a 6 días desde que se estableció el contacto con el caso índice y la duración aproximada de la enfermedad es de 7 a 10 días, aunque la fiebre no suele durar más de tres.

Como la gran mayoría de virus se transmite a través gotitas de saliva de otra persona afectada (simplemente al hablar, toser o acercarnos), también a través de nuestras manos o utensilios que hayan estado en contacto con el enfermo. Es importante destacar que se transmite por vía digestiva, de modo que en el caso de los niños, la manipulación de las heces puede transmitirlo. La única forma de prevenirlo es con el frecuente lavado de manos y utensilios.

El tratamiento es sintomático como en casi todas las infecciones víricas. De modo que se pautaría paracetamol por su efecto antitérmico y analgésico, junto con algún spray oral que calme el dolor de las aftas bucales. Sería recomendable ofrecer alimentos no muy calientes ni ácidos por el dolor que crearía en la boca, y estar muy bien hidratados.

En caso de duda la Dra. de medicina familiar, María Aguilar Pérez con NºCol: 282878067, puede ayudarte

Nuestra policlínica está, en la Avenida de Andalucía número 32, 1º C, en Valdemoro