Terapia láser o Laserpuntura en Valdemoro

La terapia láser es un procedimiento, externo, no invasivo, no medicamentoso, no térmico e indoloro. Su efectividad para dejar de fumar, es mayor a cualquier otro tratamiento (80% en Europa, Canadá y USA).

El estímulo láser que se aplica en puntos de acupuntura de la oreja, cara, muñecas y manos, envía señales al cerebro para que la hipófisis comience una inmediata producción de endorfinas, un neurotransmisor que ayuda al cuerpo a calmar el dolor y controlar la ansiedad. Una gran producción de estos opioides naturales, hacen que las personas se sientan calmadas y relajadas.

En los pacientes con adicciones, la remoción de la sustancia adictiva, vacía los receptores cerebrales de endorfina y se produce un síndrome de abstinencia (ansiedad, irritabilidad, etc.). La terapia láser aumenta la producción de endorfinas naturales, restableciendo la armonía y cortando la adicción. El procedimiento terapéutico es rápido.

La nicotina libera endorfinas, la cual da al fumador la sensación de relajación. Cuando se deja de fumar, el súbito descenso de los niveles de endorfinas, puede generar el síndrome de abstinencia. El láser reduce el estrés generado por estos síntomas, produce una sensación de bienestar, disminuye los niveles de ansiedad, reduce los cambios de humor y mejora los patrones de sueño, al reducir la ansiedad evita la tendencia a engordar, tan temida por los fumadores.

El tratamiento va dirigido tanto a personas que no pueden dejar de fumar por voluntad propia, como a las que aún pudiendo hacerlo no desean sufrir el estado de ansiedad que aparece durante los primeros meses, evitando así coger peso.

El paciente sentirá una mejoría psíquica al reducirse rápidamente la dependencia física a la nicotina.

El tratamiento tiene una duración de tres días consecutivos de media hora cada uno, dejando de fumar desde la primera sesión.

La garantía es de un año y un seguimiento de un mes. Si en el plazo de ese año, el paciente volviera a fumar se le haría un tratamiento gratuito.

La Láserpuntura es una técnica basada en la Acupuntura de la Medicina Tradicional China en la que se emplean haces de luz para estimular puntos específicos del cuerpo. Está englobada dentro de la Naturopatía Energética, pero socialmente se conoce como terapia natural o terapia alternativa.

BENEFICIOS

La técnica de Láserpuntura es relativamente reciente.

Se utiliza estimulando los puntos de energía del cuerpo mediante láser, estimulando así las células.

La energía que produce esta técnica sobre determinados puntos del cuerpo desbloquea la energía corporal resultando beneficioso para la salud e incentivando el poder de autocuración de nuestro cuerpo, ayudándolo a reestablecerse de alguna dolencia o a superar alguna dependencia, como por ejemplo el tabaco, el estrés o la comida.

VENTAJAS

No posee efectos secundarios.

Totalmente seguro

Fácil de aplicar

Compatibilidad con otras terapias o tratamientos

Totalmente indoloro

CARACTERÍSTICAS

La técnica de Láserpuntura utiliza los mismos puntos de energía que la Medicina Tradicional China señala para la Acupuntura, pero en lugar de estimularlos con agujas, los estimula con rayos de láser de diferentes intensidades. Esta estimulación proporciona innumerables beneficios a la salud. La incorporación del láser en el mundo médico, en la cirugía concretamente, ha revolucionado ese mundo, al igual que ocurre con la incorporación de este elemento al mundo de la Acupuntura y de la Medicina

Tradicional China. La sustitución de las agujas por el láser permite reducir el dolor, la posibilidad de una infección y el temor que todo esto produce en la persona que se trata con esta técnica.

La Láserpuntura es agradable, no provoca ningún dolor, no comporta ningún riesgo y, además, reduce el tiempo del tratamiento.

El láser permite restablecer el organismo de adiciones y/o dependencias de determinadas sustancias (tabaco, alcohol, comida, etc.) haciendo que nuestro propio cuerpo produzca esa sensación de bienestar que producen esos elementos de los que se depende cuando se tiene una adicción y que producen un bienestar ficticio cuando se consumen para volver a caer en el malestar tras pasar los efectos de la última ingesta.

Con esta técnica no existe síndrome de abstinencia alguno y por ello resulta efectivo, porque no provoca sensación de fracaso.

A partir de la década de los 60, del siglo XX, cuando el estadounidense T. Maiman creó el primer láser, se han ido creando diferentes tipos con luces de propiedades distintas según las aplicaciones a las que estén destinadas. En Láserpuntura se utilizan unos láser suaves, unas herramientas terapéuticas idóneas para tratar, sobre todo, aunque no exclusivamente, adicciones, estrés y ansiedad.